El marketing del miedo

Por Sergio Anda*

 

Parece sorprendente que una de las maneras más eficaces de crear atención entre los consumidores sea el morbo, la preocupación o el miedo pero es así y es entonces como de pronto nos encontramos con este tipo de “practicas” o “estrategias” que siguen funcionando muy bien y que parecen no tener grandes consecuencias y si grandes beneficios.

Inmediatamente se me viene a la mente la tan famosa historia creada en torno a la película “La bruja de Blair” la cual, fue muy taquillera y gozo de un éxito espectacular y todo gracias a que se diseñó una página específica para hacer creer a la gente que lo que sucedía en la trama de dicha película había sido verídico y que los actores no eran actores, sino que realmente habían sufrido en carne propia todo lo que vimos y a decir verdad disfrutamos.

En México hemos tenido casos como el de “Cañitas” que si bien causo cierto revuelo, resulto ser más patético que interesante, salio un libro, una película, etc. Y todos bastante malos. Recientemente tuvimos el caso del futbolista Alan Pulido, el cual al parecer se hizo secuestrar y creo toda una historia hasta con ciertos tintes “heroicos” de como logro escapar para que finalmente acusaran a su cuñado o a un familiar cercano de ser el causante de todo.

Sin embargo hace unas semanas nos encontramos en Twitter con toda una historia que parecía de verdad también sacada de una película y que giro en torno a una vloggera inglesa llamada Marina Joyce la cual, según sus seguidores, estaba presentando actitudes extrañas en sus post lo que llevo a sospechar a que estaba secuestrada, tenía esquizofrenia, la golpeaban, era maltratada, etc. Fue así como se creó el #savemarinajoyce que fue tending topic durante varios días.

Finalmente todo se enfrió pero lo que sí sabemos es que esta chica ¡logro millones de seguidores más! Muy a su beneficio obviamente porque sabemos que este tipo de jóvenes cobran bastantes miles de pesos o en su caso de libras esterlinas por un tweet o por promocionar algo. Así que si ya era relativamente famosa, pues ahora su fama ya traspaso fronteras y ya hasta es famosa mundialmente.

Entonces nos surgen varias preguntas ¿De verdad es tan efectivo este tipo de marketing del miedo? ¿En qué situaciones es conveniente usarlo? ¿Puede ser usado por una marca o es solo para personas o películas? Sería interesante ver como lo puede usar una marca y lo que generaría entre sus consumidores.

No cabe duda que continuara siendo altamente efectivo este tipo de marketing si se sabe usar, ya que incluso pueden crearse experiencias en torno a la situación planteada para hacerlo aún más interesante.

 

 

*Sergio Anda, es director comercial de Semiosfera, Innovación Disruptiva

 

Rate this article: 
Average: 5 (1 vote)