De audiencias a reporteros… y comunicando…

Solidaridad

 

Por Mtra. Martha Elizalde Durán*

La influencia de los medios de comunicación en la cultura, en los estilos de vida, en los comportamientos y, sobre todo, en la formación de los valores de la población es evidente.

Los contenidos en los medios masivos de comunicación y entretenimiento, cada vez presentan valores tales como la competitividad, la agresividad a la hora de resolver los conflictos, el consumismo, la discriminación, la violencia. Menor espacio se les reserva a otros valores, más deseables a nuestro juicio, tales como la solidaridad (símbolo, a la izquierda), el altruismo o la educación para la convivencia.

En los últimos veinte años, nuevos medios de comunicación aparecen –irrumpen según la expresión alarmista de algunos– en nuestras vidas a una velocidad inusitada. Las vertiginosas e interactivas redes sociales y la televisión digital son algunos de ellos. También en estos nuevos medios se proyectan valores, estilos de vida, modas y pautas de conducta social que se unen a otros soportes más tradicionales, pero con importante influencia aún en algunos sectores de población: radio, prensa y revistas de diversos tipos, publicidad estática, cine...

 

“Invasión”

Estas son realidades que podemos constatar; nos damos cuenta, opinamos y hablamos sobre ellos, sobre todo en forma interpersonal, en el ámbito educativo y en cuanta oportunidad tenemos de darnos cuenta de esa “invasión” como muchos la llaman. 

Este análisis debe aplicarse tanto en los contenidos, como en los mismos medios. Lo importante es que la sociedad tenga en cuenta los medios como transmisores de valores sociales y culturales y disponga de los procedimientos humanos y educativos para disfrutar y leer críticamente lo que la avalancha de la tecnología nos ofrece en la actualidad.

Por otro lado, el otro día escuchaba a alguien decir, “en los medios de comunicación digitales e interactivos actuales, cualquier persona con un dispositivo se vuelve reportero o generador de contenido”. He ahí el peligro; pero, también, la gran responsabilidad que tenemos de promover, exigir y difundir valores positivos, porque, más allá de nuestro legítimo derecho de opinar, nuestra opinión puede influir en muchos, y en muchas ocasiones sin darnos cuenta.

 

Elegir qué y cómo comunicar

Cierto; vivimos en una época donde la sobresaturación y exposición a los medios está ahí, y no lo podemos frenar, pero no debemos de dejar de estar conscientes sobre lo que leemos, decimos, twitteamos, aceptamos, nos gusta, nos disgusta, compartimos, etcétera. El conocimiento, la vinculación, la participación ciudadana, las emociones, ahora todo se comparte; nos corresponde a cada uno poner un alto en el camino y escoger qué y cómo comunicar.

 

Acciones positivas

Les deseo a todos un feliz año, lleno de oportunidades y propuestas, y que la mercadotecnia y la comunicación nos acompañen generando acciones positivas.

Quiero leer otras colaboraciones de la autora.

*La autora, Mtra. Martha Elizalde Durán, es coordinadora de Comunicación y Consultoría en la Facultad de Responsabilidad Social. Universidad Anáhuac. Sus puntos de contacto son: @clares_anahuac y @martiselizalde

Rate this article: 
No votes yet