Tendencia de las Bebidas Alcohólicas en México

Por Act. Beatriz Loreto (Occasio Numeralis)

Una de las principales variables de crecimiento en la ingesta de bebidas alcohólicas es el cambio de hábitos de consumo que se ha dado en la clase media mexicana y su expansión en los últimos años.

El consumo per cápita de bebidas alcohólicas en México (incluyendo cerveza) se acelerará para llegar a los 69.3 litros en el 2019, resultado de un avance anual promedio de 2.6% entre el 2014 y el 2019.
Según las tendencias del mercado, en el 2015 los mexicanos bebieron en promedio 65 litros de preparaciones alcohólicas, 2 litros mayor respecto del consumo del 2009, lo que significó un avance anual de 2% durante el periodo.

Las ocasiones de consumo se han incrementado en los últimos años en forma importante, lo que acelera el crecimiento de esta categoría. “Los consumidores mexicanos de ingresos medios están crecientemente orientados a los hábitos aspiracionales y están siguiendo las últimas tendencias en bebidas alcohólicas”, buscando nuevas combinaciones.

Según la empresa, este mercado cerró el año pasado con un valor de 36,200 millones de dólares, con el pronóstico de que se expandirá hasta alcanzar los 44,378 millones en el 2019, reflejando un crecimiento promedio de 4.5% durante los últimos periodos. Entre las tendencias de consumo identificadas, se encuentra la creciente valoración de los vinos de mesa mexicanos y el gusto por las cervezas artesanales.
“Estas bebidas se han posicionado en el segmento premium y son muy consumidas por la clase media como parte de una nueva forma de socializar y una experiencia aspiracional”.

La subdesarrollada industria del vino en México continúa creciendo a tasas impresionantes, particularmente entre los vinos tintos y espumantes. Mientras que la mayoría de los vinos son todavía importados, los vinos mexicanos están mejorando en calidad y popularidad, capitalizando una tendencia hacia bebidas producidas localmente. El consumo de vino per cápita, de menos de un litro por persona, es aún muy bajo en México, otorgándole al mercado mucho más espacio para crecer en los próximos años.

La imagen del tequila se encuentra a la vanguardia.
Actualmente, el mercado mexicano está dominado por productores trasnacionales, que han adquirido en la última década emblemáticas marcas locales de bebidas tan tradicionales como el tequila o el mezcal. Que han tomado un papel interesante en el gusto de los consumidores.

El mezcal artesanal premium va en alza en México, predominantemente entre la gente urbana joven de estatus social más alto. El mezcal era tradicionalmente considerado una alternativa barata al tequila y estaba orientado hacia grupos de ingresos bajos. Pero modernas y mejores técnicas de producción han producido un mezcal de muy alta calidad, comercializado exitosamente entre una nueva base de consumidores, más notoriamente la elite urbana.

Tendencias de las empresas productoras 
Por volumen de bebidas desplazadas, la empresa con mayores ventas es la belga-brasileña AB InBev (Grupo Modelo), el comercializador líder de cervezas, seguido por la holandesa Heineken (Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma).

En el segmento de bebidas espirituosas, la primera comercializadora es la francesa Pernod Ricard, que compite con grandes multinacionales como la inglesa Diageo (Don Julio, Smirnoff, Johnnie Walker, Baileys) o la estadounidense Brown Forman (Herradura, El Jimador, Jack Daniel’s).

Ventas on-trade* crecen a pesar de la constante inseguridad y contracción del mercado 
La industria de servicios alimentarios para el consumidor, y por lo tanto las ventas on-trade*, han tenido dificultades en los últimos años debido a la recesión económica y la constante violencia en todo el país, sintiéndose el mayor y más negativo impacto en las regiones más violentas. En últimos años la industria se ha recuperado impulsada por ventas comerciales de bebidas alcohólicas a medida que más gente retorna al trabajo y se adapta a las amenazas contra la seguridad. Se espera que el crecimiento económico continúen fomentando las ventas on-trade* durante los próximos años. 

El consumo ontrade* se promueve con salones de cata de mezcal y creativos tragos mezclados, mientras que el consumo off-trade* se promueve a través de una mejoría en la distribución a especialistas en alimentos y bebidas y con atractivas botellas con diseños artísticos. *On-trade: Venta en establecimientos donde el consumo se realiza in situ. Ejemplo: bares, restaurantes, cafeterías, etc.

*Off-trade: Venta a través del canal retail. Ejemplo: supermercados, almacenes, tiendas de conveniencia, etc.

Whisky una de las bebidas co n crecimiento robusto y enfoque masivo
El whisky tuvo un crecimiento de dos dígitos por sexto año consecutivo gracias a impresionantes campañas de marketing, particularmente las del líder del mercado Diageo, y la entrada de muchas marcas internacionales populares al mercado mexicano. Estos esfuerzos están empujando gradualmente al whisky de ser un trago disfrutado por un pequeño mercado de nicho, a ser más masivo. Se espera
que el crecimiento de dos dígitos continúe durante el período 2012- 2017.

Rate this article: 
Average: 3.4 (5 votos)