¿Ganador en las encuestas?

Por Gabriel Zaldívar*

La encuesta es un instrumento fundamental para el marketing político. Su importancia comienza en la información que nos dará de las necesidades del electorado.

Si es metodológicamente bien llevada, los resultados servirán para definir los temas clave de la campaña, el lenguaje y tono que habrá de utilizarse, así como los medios por los que llegaremos al votante. La construcción de una campaña electoral pierde su valor si no atiende las necesidades de esos que deseamos den su voto a la propuesta. (Imagen de AMAI).

Para las casas encuestadoras en México, y en todo el mundo, los tiempos electorales se convirtieron en un negocio de varios millones de pesos que brinda la democracia. A mediados del siglo XX en los EUA de América, y en México a finales del mismo siglo, la encuesta tomó un rol protagónico en la estrategia de mercadotecnia política.

De su uso primario, clave y prioritario, la encuesta pasó de herramienta de investigación a instrumento de persuasión, y hasta manipulación de la opinión pública votante.

Las casas encuestadoras, seducidas por el protagonismo mediático de ser las estrellas de un show que les permite defender sus números, fueron arrastradas en el descrédito de lo político y los políticos hasta perder su valor en la mirada de algunos electores críticos e informados.

Para el grueso de la población las encuestas son un termómetro para definir sus acciones. Los partidarios del candidato o la candidata, seguros de su voto, usarán la encuesta para diseñar acciones que incrementen los números de su opción. Los opositores a un puntero activarán la contracampaña para “bajarlo” del carro, mientras que los indecisos –una mayoría- afirmarán su no voto o su voto por el puntero pues “de todos modos va ganar”.

Pocos reparan en una revisión detallada y necesaria de aspectos clave de la “encuestología”, tales como: ¿quién pagó tal encuesta?, ¿cómo se seleccionó a las personas encuestadas?, ¿el número de encuestas aplicadas es representativo del total de la población votante?, ¿las preguntas realizadas estaban correcta o mañosamente formuladas?, ¿fue una encuesta telefónica, tecnológica o presencial?, ¿hay conflicto de interés entre quien realizó la encuesta y algún involucrado en el juego político?, entre otras.

Así, según las encuestas, en Edomex. hay tres punteros en empate técnico mientras que a nivel federal el moreno del éxodo cristiano (lea usted su mesiánico libro) y la consorte calderonista llevan el liderazgo.

 

*El autor, Gabriel Zaldívar, es profesor universitario que ha impartido 40 asignaturas relacionadas con comunicación, marketing y negocios en 11 universidades nacionales e internacionales, públicas y privadas, en los niveles de licenciatura, maestría,  doctorado y extensión universitaria. Tiene 8 libros publicados. Su blog es http://www.gabrielzaldivar.com/

Quiero leer otras colaboraciones del autor en Neo (clic).

 

Rate this article: 
No votes yet