Conducción autónoma, la mayor revolución a día de hoy

Conducción autónoma

Por Brian Krzanich, CEO de Intel Corporation.

Gran parte del debate acerca de la conducción autónoma se ha centrado en el automóvil como medio de transporte, pero a medida que los coches autónomos se vayan convirtiendo en una realidad, debemos comenzar a pensar en los coches como un nuevo tipo de espacio de consumo. De hecho, apenas empezamos a visualizar la forma en que se diseñarán estos vehículos, la interacción que habrá entre los pasajeros y cómo es que usarán el tiempo cuando ya no tengan que preocuparse por conducir. En este sentido, la conducción autónoma es la mayor revolución hoy en día, ofreciendo una nueva plataforma para la innovación; desde el diseño dentro de la cabina y el entretenimiento a bordo, hasta los sistemas de seguridad para salvar vidas.

El auge de la industria de la conducción autónoma generará uno de los mayores aumentos del tiempo disponible para el entretenimiento de los consumidores que se haya visto en mucho tiempo. A medida que los ocupantes de los vehículos cambien de conductores a pasajeros, aumentará el tiempo que pasan conectados a sus dispositivos, incluyendo el tiempo que se utiliza para la reproducción de videos. De hecho, encuestas recientes sobre transporte indican que los estadounidenses promedio, pasan más de 300 horas al año detrás del volante.

Ahora deberá visualizarse a los pasajeros no solo consumiendo contenido como películas y programas de televisión, sino también disfrutando de experiencias inmersiva nunca antes vista, gracias a las innovaciones en realidad virtual (RV) y realidad aumentada (RA) a bordo. 

Si bien las posibilidades de entretenimiento a bordo son increíbles de imaginar, la prueba definitiva para el futuro de los vehículos autónomos será la de conquistar a los pasajeros. La tecnología no tendrá ninguna importancia si no hay conductores que confíen en ella y que se sientan cómodos usándola.

En Intel creemos que no se trata solamente de disfrutar el viaje, sino también de salvar vidas. De hecho, los sistemas autónomos representan la extensión lógica de los cinturones de seguridad, las bolsas de aire y los sistemas de frenado antibloqueo. Actualmente, hay tecnología que está siendo utilizada salvando vidas en las carreteras, y han demostrado una disminución de accidentes en un 30%, salvando 1,400 vidas, evitando 450,000 choques y ahorrando $10 millardos de dólares en pérdidas económicas. Sin embargo, no podemos detenernos ahí. Nuestro objetivo a largo plazo debe ser: cero fatalidades relacionadas a la conducción.

Para alcanzar este objetivo, necesitamos estándares y soluciones que permitan la producción y adopción de vehículos autónomos a gran escala. En el largo periodo durante el cual los vehículos autónomos compartirán la carretera con conductores humanos, el sector necesitará estándares para asignar la responsabilidad en caso de colisión de manera definitiva. 

Con este objetivo deben establecerse normas claras de responsabilidad, reforzar la confianza del público y aclarar los riesgos de responsabilidad para los consumidores, para la industria automotriz y la industria de seguros.

Finalmente, los sistemas de seguridad del futuro se basarán en las tecnologías más eficientes para manejar la enorme cantidad de procesamiento de datos requerido para la inteligencia artificial.

Desde el entretenimiento hasta los sistemas de seguridad, consideramos que el vehículo autónomo es una de las plataformas más interesantes en la actualidad; este es solo el comienzo del renacimiento de la industria automotriz.

Version Digital NEO

Descarga la revista