¿Cuáles son los meses con más radiación ultravioleta extrema en México?


 

¿Cuáles son los meses con más radiación ultravioleta extrema en México?

 

Quienes se asolean en la adolescencia y al inicio de la 20 años, tendrán hacia la tercera o cuarta década (los 30 y 40 años) daños generados en las capas profundas de la piel por la degeneración celular, denominado fotoenvejecimiento.

Éste proceso, se inicia desde temprana edad, y no es exclusivo de las personas mayores.

El mayor enemigo, que afecta más el proceso de envejecimiento, acelerándolo en forma muy notoria es la exposición al sol[1].

Entre los meses de mar. y oct./2018 la radiación ultravioleta en México es extrema por lo que la piel en general y en particular la de la cara, el cuello y las manos están expuestos a deteriorarse más que el resto de la piel corporal.

Los daños de la exposición continua a los rayos ultravioleta, no son inmediatos y quienes se asolean en la adolescencia y al inicio de los 20 años, entre los los 30 y 40 años sufrirán daños generados en las capas profundas de la piel por la degeneración celular. El fotoenvejecimiento, inicia desde temprana edad, y no solo se da en las personas mayores[3].

Para la temporada vacacional y ante la exposición solar a la que nos enfrentamos, es necesario proteger la piel del sol y de los diferentes factores externos que pueden dañarla como el agua de mar o hasta el cloro de las albercas.

Miriam Becerra, especialista en dermocosmética, da algunos tips para cuidar la piel de los agentes dañinos evitando desde el fotoenvejecimiento y las líneas de expresión prematuras, hasta manchas y problemas dermatológicos más graves:

1-Utiliza bloqueador solar: el uso de protector solar debe convertirse en parte de la rutina diaria, es recomendable utilizar alguno con factor de protección mayor a 25.

2-Evitar el sol directo, principalmente en el rostro: El uso de gorras o sombreros ayuda a evitar los rayos solares directos que pueden provocar arrugas prematuras o pecas. Si se quiere obtener un bronceado de impacto pero, sin descuidar la salud de la piel, es primordial exponerse al sol de una forma gradual para evitar quemaduras y acostumbrar a la piel a la intensidad de los rayos solares.

3-Hidratar la piel: Además del uso de cremas externas, hidratar la piel desde adentro es una de las formas más eficaces de evitar el fotoenvejecimiento. En el mercado existen suplementos especialmente elaborados para dar al órgano más grande de la piel los nutrientes que necesita para mantenerse sana e hidratada, como el colágeno hidrolizado.

 

Quienes se asolean en la adolescencia y al inicio de la 20 años, tendrán hacia la tercera o cuarta década (los 30 y 40 años) daños generados en las capas profundas de la piel por la degeneración celular, denominado fotoenvejecimiento.

Éste proceso, se inicia desde temprana edad, y no es exclusivo de las personas mayores.

El mayor enemigo, que afecta más el proceso de envejecimiento, acelerándolo en forma muy notoria es la exposición al sol[1].

Entre los meses de mar. y oct./2018 la radiación ultravioleta en México es extrema por lo que la piel en general y en particular la de la cara, el cuello y las manos están expuestos a deteriorarse más que el resto de la piel corporal.

Los daños de la exposición continua a los rayos ultravioleta, no son inmediatos y quienes se asolean en la adolescencia y al inicio de los 20 años, entre los los 30 y 40 años sufrirán daños generados en las capas profundas de la piel por la degeneración celular. El fotoenvejecimiento, inicia desde temprana edad, y no solo se da en las personas mayores[3].

Para la temporada vacacional y ante la exposición solar a la que nos enfrentamos, es necesario proteger la piel del sol y de los diferentes factores externos que pueden dañarla como el agua de mar o hasta el cloro de las albercas.

Miriam Becerra, especialista en dermocosmética, da algunos tips para cuidar la piel de los agentes dañinos evitando desde el fotoenvejecimiento y las líneas de expresión prematuras, hasta manchas y problemas dermatológicos más graves:

1-Utiliza bloqueador solar: el uso de protector solar debe convertirse en parte de la rutina diaria, es recomendable utilizar alguno con factor de protección mayor a 25.

2-Evitar el sol directo, principalmente en el rostro: El uso de gorras o sombreros ayuda a evitar los rayos solares directos que pueden provocar arrugas prematuras o pecas. Si se quiere obtener un bronceado de impacto pero, sin descuidar la salud de la piel, es primordial exponerse al sol de una forma gradual para evitar quemaduras y acostumbrar a la piel a la intensidad de los rayos solares.

3-Hidratar la piel: Además del uso de cremas externas, hidratar la piel desde adentro es una de las formas más eficaces de evitar el fotoenvejecimiento. En el mercado existen suplementos especialmente elaborados para dar al órgano más grande de la piel los nutrientes que necesita para mantenerse sana e hidratada, como el colágeno hidrolizado.

Version Digital NEO

Edicion 229