Inteligencia Artificial. ¿Sustituyendo a la creatividad?

IAFAMANIA1

Por Fernando Famanía, co Ceo de ifahto.

La automatización de procesos repetitivos y la disminución en la necesidad de mano de obra para el trabajo gracias a la Inteligencia Artificial han repercutido en nuestras vidas laborales de forma inimaginable; por extraño que parezca, la creatividad no ha permanecido inamovible: campos como la música, la arquitectura, la moda y el diseño se han comenzado a valer de ella para mejorar su desempeño.

Nos queda claro que la empatía, la inteligencia emocional y las capacidades sociales son (hasta el día de hoy) habilidades con las que la Inteligencia Artificial no puede ayudarnos; pensábamos también que ello ocurría en el caso de las disciplinas creativas, sin embargo, poco a poco, el enfoque del diseñador o el artista se ha ido transformando y cada vez se convierte más en una especie de “curador” que establece parámetros, supervisa y ajusta el trabajo que la Inteligencia Artificial desempeña.

Veamos algunos de casos:
1. Diseño arquitectónico. ¿Habían escuchado respecto al software de diseño generativo? Pues resulta que una vez que se le ha dado un conjunto de parámetros que van desde la forma, tamaño, peso y costo, este software utiliza un algoritmo que desarrolla y sugiere una serie de propuestas que cumplan con dichos criterios, lo que permite que el diseñador humano elija el diseño más apropiado de entre los resultados generados, ajuste los resultados o reconsidere los parámetros establecidos hasta dar con un resultado satisfactorio.

La compañía de software Autodesk, con sede en California es pionera en este campo. El software de diseño generativo arquitectónico de la empresa, Project Discover, crea diseños basados en un conjunto de objetivos y limitaciones. Desde miles de posibilidades, el software reduce los resultados en función de la “fórmula” más eficiente entre longevidad, peso y resistencia estructural.

Después de varios años de desarrollo, Autodesk anunció VI/2017 que el software se integrará en su producto Netfabb en 2018.

famania1interior

2. Arte. El Laboratorio de Arte e Inteligencia Artificial en la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey ha creado un algoritmo llamado AICAN que ha aprobado el test de Turing, juego de imitación creado para identificar si una máquina es inteligente. Dicho examen consiste en un desafío: la máquina entabla una conversación con un humano que desconoce si se trata de otra persona o una máquina; si el sujeto en cuestión no logra determinar si se trata de uno u otro, se considera que la máquina ha alcanzado un nivel de madurez que la posiciona como inteligente.

En este caso en particular, el grupo de estudio no logró distinguir entre el trabajo de artistas humanos y el generado por una computadora. El software en cuestión, primero analizó más de 80,000 piezas de arte occidental digitalizado y después fue programado para generar ambigüedad estilística y desarrollar su propio estilo.

La primera exposición del algoritmo AICAN fue inaugurada en 2017 bajo el nombre de “Unhuman: Art in the age of AI”

3. Mercadotecnia. Los softwares de diseño generativo ofrecen múltiples soluciones en muy poco tiempo; en nuestra industria, el diseño de marca es un proceso que lleva un periodo relativamente largo. Con la presencia del diseñador fungiendo como curador, el software de Inteligencia Artificial Brandmark es capaz de crear una marca personalizada y única en cuestión de minutos, presentando opciones de diseño para el logotipo, esquema de color, aplicaciones varias y un paquete para sitio web con la marca incorporada.

Sin duda alguna, la inteligencia humana sigue siendo fundamental en el ámbito creativo, pero hemos llegado a un punto en el que valdría la pena capacitarnos como guías de la Inteligencia Artificial, pues su aplicación podrá ser competente en áreas que hasta hace algunos años nos parecían inimaginables. Sí, nos ha alcanzado el futuro y aunque podría sonar terrorífico, tenemos ante nuestros ojos (y parece que en poco tiempo al alcance de nuestras manos) un mundo infinito de posibilidades.

Emocionante, ¿o no?

Version Digital NEO

Descarga edición 228