Mar de fondo

VILLEGASOPINIO

Por Adrián Villegas, Profesor en Extensión Universitaria y Desarrollo Ejecutivo, ITAM Consultor, @adrianencuestas

Marzo llegó y en 122 días más se celebrarán las elecciones "más grandes y competidas de la historia", Lorenzo Córdova dixit.

En los meses anteriores se han dado sucesos que, de una manera u otra, incidirán en el resultado de la elección. Por un lado, la persistencia del presidente Peña Nieto en el sentido de buscar el justo reconocimiento a su gestión; y por el otro, lo ocurrido antes y durante las llamadas precampañas.

Hay otros sucesos que también estarán teniendo su efecto como la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC), la relación con el gobierno de Donald Trump y todos los que usted lector quiera sumar. Por el momento nos concentraremos en una visión sobre los dos primeros.

Empecemos por recordar algo de lo sucedido en torno a las llamadas precampañas.

• A principios de oct/2017, Margarita Zavala Gómez del Campo (MZG) deja al Partido Acción Nacional para buscar la candidatura a la presidencia por la vía independiente.
• A mediados de oct/2017 inicia la recolección de apoyos para aquellos que intentaban un lugar en la boleta electoral del 2018 por la vía de una candidatura independiente.
• A finales de nov/2017, el PRI “destapa” a su candidato a la presidencia de México: José Antonio Meade Kuribreña (JAMK).
• En dic/2017, el PAN “destapa” a su candidato Ricardo Anaya Cortés (RAC). Poco después inician las “precampañas”.
• El 11/feb/2018 terminaron las precampañas.
• A partir del 12 y hasta el 29/mar/2018 habrá un “silencio” durante el cual los contendientes por la presidencia deberán abstenerse de “pedir el voto”.

¿Qué sabemos del efecto de todo lo anterior en la opinión pública? Para responder a esto veamos lo que las principales encuestas, todas del dominio público, dicen con relación en la “carrera a Los Pinos”. Para ello retomaremos datos de un portal de reciente aparición (http://oraculus.mx/poll_of_polls/), que no solo concentra datos de las encuestas electorales publicadas y realizadas en vivienda, sino que realiza cálculos estadísticos que trascienden a los promedios simples y avanzan hacia el uso de un modelo dinámico, jerárquico y bayesiano como reportan en su portal.

Resulta muy interesante observar que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en los datos del portal mencionado “arranca” el 17/nov/2017 con un 36.2% de intención de voto y termina el 18/feb/2018 con un 37.3%; prácticamente sin cambio a pesar de todos los dimes y diretes, aciertos y dislates que él cometió o cometieron sus opositores. Desde amnistías hasta submarinos rusos, pintas venezolanas, señales de intolerancia y de tolerancia. De todo tuvo.

RAC comenzó con un 21.8% y termina con un 28.6%, mostrando un crecimiento de casi siete puntos porcentuales, lo cual es de tomarse en consideración, luego de todos los intercambios de acusaciones y contraacusaciones con sus opositores, pasando por sus “detalles” en idiomas inglés y francés, así como aptitudes musicales y, al final de su precampaña, habilidades para “escalar” una torre metálica de un templete en una plaza pública.

JAMK comenzó con un 23.6% y termina con un 23.3%, mostrando ningún avance a pesar de la típica “burbuja” mediática que se da generalmente cuando hay un “destape” de un candidato presidencial. Su caso ya ha sido ampliamente analizado en diversos medios y por diversos analistas. No abundaremos más sobre las posibles causas, excepto de una, que llamaremos “mar de fondo”.

Sobre MZG se aprecia en los datos del portal mencionado que ella arrancó con 11.7% y termina con un 6.1%, mostrando una disminución de 5.6 puntos porcentuales. Sin duda el tiempo que MZG le dedicó a obtener los apoyos necesarios para la candidatura independiente la “retiró” momentáneamente de los reflectores públicos. Habrá que esperar para ver cómo arranca una vez que esté asegurada su aparición en la boleta electoral.

El resultado de este ejercicio de recopilación y manejo de los datos de siete diferentes agencias encuestadoras apunta hacia algo que “parece flotar” en este momento entre los analistas y comentaristas.

• La ventaja que lleva AMLO todavía no es definitiva; sobre todo pensando en lo ocurrido en 2006 y en el eventual “reajuste” que se dará una vez que se sepa si son seis los personajes que aparecerán en la boleta.
• El arranque “ralentizado” de JAMK que bien podría acelerarse una vez que todas las fuerzas del partido que lo lleva como su abanderado se hayan alineado y formen una sola fuerza vectorial que trabaje como lo hizo en el Estado de México para la victoria de Alfredo del Mazo.
• La segunda posición de RAC y las especulaciones sobre si será el que “cierre” la distancia con el primer lugar ante supuestos como el de que JAMK no “despegue” y el voto “anti- AMLO” se incline hacia él.

En anteriores colaboraciones he presentado diversas métricas cuyos resultados arrojan una aproximación a la “realidad percibida” por la sociedad, así como datos oficiales que transmiten “la realidad oficial” sobre temas que ocupan y preocupan a la ciudadanía.

Las métricas están ahí, deben transparentarse, sean privadas u oficiales, solo así entenderá el “mar de fondo” que subyace bajo la superficie de la opinión pública. Mar que se puede manifestar, metafóricamente hablando, en oleajes largos generados en zonas lejanas y profundas que viajan removiendo, revolviendo, mezclando y reciclando un proceso de cambio social que puede llegar a playas muy alejadas de donde comenzaron y terminar derrumbando edificaciones que antes se pensaban seguras, pero ahora ya no satisfactorias para muchos.

El “mar de fondo” está ahí, en lo que vive la gente común en la calle, en su mesa y en su bolsillo. Aquel que no aprecie correctamente esta situación estará cometiendo un error. Es cierto, las campañas aún no comienzan, pero todos los candidatos deben tomar en cuenta el “mar de fondo” sobre el que están navegando.

Version Digital NEO