¿Cómo leer las etiquetas de tus alimentos?

Etiquetado
Foto: por Evgeny Litvinov /Shutterstock

Hoy más que nunca, el consumidor tiene la posibilidad de consultar toda la información nutrimental de los productos que consume, teniendo la posibilidad conocer la cantidad de calorías, las proporciones de energía y grasas que nos aporta cada alimento. Sin bien, el actual sistema de etiquetado nutrimental que manejan los productos procesados, puede generar algunas dudas en su lectura para una parte de la población, el actual  etiquetado es una herramienta útil,  que una vez que se conoce su funcionamiento resulta sencillo para interpretar el contenido nutricional y energético.

México, es un país con emergencia epidemiológica por obesidad y diabetes, por lo que resulta fundamental que el etiquetado nutrimental informe  de forma clara la composición de cada producto en referente a niveles de azúcares, grasa o sal y se convierta en una herramienta adicional para controlar las dietas y porciones que a su vez nos ayudará a prevenir y controlar las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT).

“Si conociéramos el contenido nutricional de los alimentos que consumimos podríamos tomar mejores decisiones en la cantidad y proporciones que ingerimos, y por lo tanto, crear conciencia de cuánta actividad física debemos realizar para tener una vida saludable”, comentó la nutrióloga Mónica Hurtado en el Taller de Lectura de Etiquetado de Quiero Saber Salud.

Todo etiquetado o empaque, considera una ingesta de 2,000 calorias diarias (recomendación de la OMS) y debe incluir:


•     Panel frontal: Funciona como estrategia de salud pública para influir sobre la decisión de las personas, la cual incluye; nombre del alimento, marca, contenido neto  y masa drenada, indicación si se agregó o disminuyó algún componente, y se debe señalar grasa saturada, otras grasas, azúcares totales, sodio y energía.
•       Lista de ingredientes: Se  presenta en unidades correspondientes al Sistema General de Unidades de Medida y se indica con la palabra “ingredientes”, aparece primero el componente que contribuye con más peso  y termina con el de menor contenido, brinda una idea general de los elementos principales o la adición de otros.
•       Información nutrimental: Es obligatoria y se compone de la declaración obligatoria y la declaración complementaria.

“La mayoría de los modelos de etiquetado cumplen con la información necesaria para informarse, parte de la población desconoce cómo interpretarla, aunque realmente no es un proceso difícil de entender, por eso es necesario que las personas tengan noción sobre la cantidad de energía que uno debe consumir según sus condiciones físicas” concluyó el Doctor Rafaél Álvarez Cordero, vocero de la Iniciativa Quiero Saber Salud.

Por eso es necesario que gobierno, empresas, academia y sociedad civil fomenten el interés por leer correctamente el etiquetado de los productos procesados, que conozcan la cantidad energética que brindan los alimentos que consumen y gastar la ingesta calórica por medio de actividad física.
 

Version Digital NEO

Edicion 229