Certificación para prevenir corrupción en las empresas

Certificación internacional para abatir los sistemas anticorrupción
Imagen Sisacom, Shutterstock

 

El problema de la corrupción es un mal que aqueja a gobiernos y empresas de todos tamaños a nivel mundial, y de acuerdo con cifras del Banco Mundial genera pérdidas anuales por más de US$1 millardo. 

Entre los temas clave en las agendas de los cinco candidatos a la Presidencia de la República es, precisamente, el combate a la corrupción; y aunque hay avances sustantivos en la materia como la creación del Sistema Nacional Anticorrupción, no es suficiente.

El Índice de Percepción de la Corrupción 2017, publicado por Transparencia Internacional, el cual clasifica 180 países y territorios sobre el nivel de corrupción en el sector público, indica que México se desplomó seis lugares al pasar del lugar 129 al 135.

Dicho Ïndice califica el nivel de corrupción en los países que aborda, de acuerdo a las percepciones que dan expertos y empresarios, empleando una escala de cero, para calificar al muy corrupto, y 100 al más transparente.

El documento también señala que los países donde son más frágiles las garantías para la prensa y las organizaciones no gubernamentales (ONG), presentan los peores índices de corrupción.

Uno de los sistemas de manejo que han mostrado resultados efectivos en el resto del mundo, es la implementación del ISO 37001, estandarización internacional que establece las bases para combatir la corrupción, señala SGS México, pioneros en servicios de inspección, pruebas, verificación; entrenamiento y certificación en sectores como industrial, minerales, petróleo, gas y productos químicos, servicios, productos de consumo, automotriz, entre otros.

México no es la excepción a este problema, especialmente con los recientes descubrimientos de casos como los Panama Papers que presuntamente, involucran al despacho Mossack Fonseca en el encubrimiento de propiedades y empresas fantasma en paraísos fiscales para desviar recursos de empresarios y funcionarios de más de 75 países, entre los que se incluye México.

El gerente de Certificación y Mejora del Negocio de SGS México, Jorge Zamora, mencionó que la certificación ISO 37001 es una excelente opción para este fenómeno que está casi en cualquier actividad y puede integrarse a un sistema existente o implementarse de forma independiente, tanto en el sector público como el privado, sin importar su tamaño, pues requiere la implementación de políticas internas anti-sobornos, un supervisor de la ejecución del sistema, así como formalizar controles financieros y comerciales.

El ISO 37001 refuerza los sistemas de prevención al cohecho, existentes en cualquier organización, ya sea gobierno o empresa, o bien, para iniciar el camino hacia una cultura de la legalidad sólida.

El cumplimiento en la implementación del sistema es certificado por terceros, de la misma forma en la que se realizan otras certificaciones a nivel internacional.

Además de reducir los riesgos de sobornos, el ISO 37001 demuestra al equipo gerencial, empleados, dueños, fundadores y empresas asociadas que se implementa un sistema de buenas prácticas y controles anticorrupción con reconocimiento internacional y funciona como una garantía legal, pues en caso de que se demuestren problemas de soborno dentro de la organización, sirven como evidencia de que la empresa o el gobierno tomó medidas razonables para prevenir este tipo de incidentes.

Version Digital NEO

Descarga de revista 226