El meteorito llamado Kevin Spacey

House of Cards

Por Edith Suárez, Revista NEO

Hace unas horas Netflix dio a conocer que la serie House of cards se reanudará en 2018. Si bien, no se precisó la fecha en la que se realizará la primera emisión de la sexta temporada, el hecho se presta para reflexionar sobre las acciones que emprenderá la compañía para que 'el meteorito' llamado Spacey impacte sin poner en riesgo a nadie. 

Aunque no todos han visto la serie House of cards, posiblemente han escuchado de ella a través de diferentes medios, gracias a las reacciones del público con cada temporada. Durante octubre, el actor que interpreta el papel protagónico de la historia, Kevin Spacey, fue denunciado por el actor Anthony Rapp, de haber intentado abusar de él cuando aún era menor de edad. Seguido de él, otros afectados declararon que vivieron situaciones similares a manos del mismo a lo largo de la carrera de Spacey.

La plataforma de video Netflix, actuando con gran rapidez, tomó la decisión de terminar su relación comercial con el actor el día después de que Anthony Rapp hiciera su declaración, recibiendo el aplauso del público. Lo cual hace que uno se pregunte ¿qué va a pasar con House of Cards?

Por el momento, Pauline Micelli, senior V-P del estudio Media Rights Capital, declaró que la sexta temporada de la popular serie será la última, tal y como estaba planeada, con el añadido de que solo constará de 8 episodios.

Sin ánimo de sonar pesimista, parece una tarea titánica reemplazar el encanto que aporta en alto porcentaje el carismático personaje Frank Underwood. Pero es aquí donde el equipo publicitario y de marketing va a tener que hacer uso de todas sus herramientas para formar una nueva estrategia y después planear una campaña totalmente alejada de Spacey, que tan buenos resultados había dado hasta el momento.

Los escritores, que seguramente están enclaustrados en los estudios, sufrirán una carrera contra reloj, buscando el nuevo enfoque para cerrar de manera aceptable un proyecto que fluía sin problema... que pensaban sería un excelente cierre en la grabación del estudio.

Fue un gran acierto apuntar el reflector hacia Claire Underwood (Robin Gayle Wright) quien ha demostrado más de una vez ser el pilar del que Frank se sostenía ante la adversidad. Ella declaró abiertamente durante el programa que deseaba dejar su lugar como primera dama para volverse vicepresidenta durante el periodo presidencial de su esposo, pero no pudo obtenerlo, ¿podría ser que ahora se lo concedan? 

Dentro de la serie existen otros personajes con historias interesantes para llenar el enorme hueco que Spacey causó a la trama, pero de no hacerlo bien, sufrirán una gran caída en raiting que se traducirá en pérdidas millonarias para el estudio y para Netflix.

La estrategia de marketing que elijan seguir de aquí hasta el estreno del primer capítulo de la última temporada en 2018 y el primer capítulo en sí, nos dará un claro ejemplo de cómo se salva o cómo se pierde un proyecto en semejantes apuros.

*Fotografía de 

Zennie Abraham en Flickr

Version Digital NEO