Dosis de testosterona, aumenta la preferencia del hombre por el lujo

Dosis de testosterona, aumenta la preferencia del hombre por el lujo
Nor Gal

En la sociedad actual las personas marcan típicamente su posición jerárquica a través del consumo de marcas de prestigio y el uso ciertos bienes y servicios.

Basándose en investigaciones en animales y en incipientes estudios en humanos correlacionados a la hormona de la testosterona, los investigadores G. Nave, A. Nadler, D. Dubois, D. Zavala, C Camerer, y H. Plassmann, publicaron en Nature Communications del portal de estudios, investigaciones y artículos científicos Nature.com, un estudio sobre la influencia de la testosterona en las preferencias de los hombres por los bienes que dan status.

Mediante un experimento controlado, en el que por un lado se su usó un grupo de 243 hombres de edad y NSE semejantes, aleatoriamente, la mitad recibió un placebo, y la otra parte una pequeña dosis de testosterona similar a la que podría producir su cuerpo en emociones cotidianas como ver a alguien atractivo o un evento deportivo.

En una primera prueba, tuvieron que elegir entre dos marcas diferentes, las cuales tenían productos de calidad similar, pero con distinta percepción social.

En el estudio descubrieron que la administración de dicha dosis de testosterona mostraban una preferencia mayor por los bienes asociados a un status social superior.

Y en la segunda prueba, cuyo fin era probar el vínculo ente la testosterona y los dos principales indicadores de una posición social elevada –estatus y poder-, demostró una relación entre esta hormona y el estatus.

Estos resultados proporcionan nueva evidencia causal de las raíces biológicas de las preferencias de los hombres por el estatus, tendiendo un puente entre las décadas de estudios sobre el comportamiento animal con investigaciones acerca del consumidor contemporáneo.

En opinión de los investigadores, los hallazgos podrían resultar útiles para generar nuevos contextos hipotéticos en los que los hombres, debido al aumento de la testosterona, pueden estar más predispuestos a consumir productos vinculados a un NSE más alto. Pero también advierten que la investigación debe repetirse en otros grupos poblaciones.

Version Digital NEO

Descarga edición 228